¿Menos power point y más sustancia?

(mvc, Málaga, España) Ahora entiendo mejor la cara de agonía del consejo de administración, cuando se realiza una presentación que no cubre sus expectativas. Me tocó ser receptor de tropecientas diapositivas, con sonidos siderales y otros efectos de imagen, explicando las virtudes de una consultoría específica, abarcando minuciosamente todos los aspectos del proyecto. 

Algo bueno de la experiencia: me recordó las veces que he caído en ese error y, probablemente, de vez en cuando sigo cayendo, con mi afán de desmenuzarlo y explicarlo hasta los detalles más insignificantes. 

¿Cómo debo superar este desajuste comunicativo? Intentando ponerme en el lugar del receptor y preguntar qué es lo que interesa y cómo puedo hacerle pensar en ese producto o servicio. Si me paro en estructurar la comunicación de forma expansiva, sin discriminar el grano de la paja, me lanzo cuesta abajo y sin frenos. Fuente de la imagen: pixabay.

El arte de la asertividad

(mvc, Málaga, España) Leo en la inmensa biblioteca virtual, que "mala leche" es "una expresión vulgar que generalmente se aplica al mal carácter de la persona aludida". Según el contexto puede indicar que alguien actúa de mala fe ("una persona tiene mala leche") o que alguien está de mal humor ("una persona está de mala leche"). El origen de esta expresión se basa en la creencia de que la leche materna influye en la personalidad del bebé". A veces, en determinados círculos, cuando se comenta el perfil de tal o cual directivo/a, podemos escuchar frases del tipo “Le falta mala leche”, como si este atributo diferenciara a los ejecutivos del montón de los instalados en la “excelencia directiva”. 

Realmente, si recordamos la frase de Arriortúa (ver  No está el mañana en el ayer escrito), "Todos los días en África se levanta un león, sabe que tiene que correr más que la gacela más rápida o morirá de hambre. Todos los días en África se levanta una gacela, sabe que tiene que correr más que el león más lento o morirá de hambre. Da igual que seáis leones o gacelas, cuando salga el sol lo mejor es que os encuentre corriendo”, algo de picardía hay que tener en esta jungla, pero de ahí a tener “mala leche”, debe existir una gruesa línea, sustentada en una ética empresarial o profesional de actuación.